Saltar al contenido

No sé quién eres. No sé porqué te estoy mirando. Supongo que influye la curva de la cadera y ese aire de mujer segura de sí misma que inspira tu forma de andar, esa forma de llevar el bolso colgando como si tuviera dentro todo lo que necesitas en la vida. Diría que existe un hombre en esta ciudad que esta noche dormirá solo y llorará sobre su almohada recordando tu voz, tu aliento. Seguro que eres una mujer sensible y estarás muy afectada. Voy a buscarte y a hablar contigo. No me importaría ser el próximo hombre que abandones.

Mujer entre las sombras

Fotografía: Gbenro Sholanke / Texto: Lukas Reig

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

calle portuguesa con senial

El mundo es de quien no siente. La condición esencial para ser un hombre práctico es la ausencia de sensibilidad. La cualidad principal en la práctica de la vida es aquella cualidad que conduce a la acción, esto es, la voluntad. Ahora bien, hay dos cosas que estorban a la acción –la sensibilidad y el pensamiento analítico, que no es, a fin de cuentas, otra cosa que el pensamiento con sensibilidad. Toda acción es, por naturaleza, la proyección de la personalidad sobre el mundo exterior, y como el mundo exterior está en su principal parte compuesto por seres humanos, se deduce que esa proyección de la personalidad consiste esencialmente en atravesarnos en el camino ajeno, en estorbar, herir o destrozar a los demás, según nuestra manera de actuar. Para actuar es necesario, por tanto, que no nos figuremos con facilidad las personalidades ajenas, sus penas y alegrías. Quien simpatiza, se detiene. El hombre de acción considera el mundo exterior como compuesto exclusivamente de materia inerte –inerte en sí misma, como una piedra sobre la que se pasa o a la que se aparta del camino; o inerte como un ser humano que, por no poder oponerle resistencia, tanto da que sea hombre o piedra, pues, como a la piedra, o se le apartó o se le pasó por encima. El máximo ejemplo de hombre práctico, por reunir la extrema concentración de la acción junto con su importancia extrema, es la del estratega. Toda la vida es guerra, y la batalla es, pues, la síntesis de la vida. Ahora bien, el estratega es un hombre que juega con vidas como el jugador de ajedrez juega con las piezas del juego. ¿Qué sería del estratega si pensara que cada lance de su juego lleva la noche a mil hogares y el dolor a tres mil corazones? ¿Qué sería del mundo si fuéramos humanos? Si el hombre sintiera de verdad, no habría civilización. El arte sirve de fuga hacia la sensibilidad que la acción tuvo que olvidar."

Fotografía: Claudia Lebowski / Texto: Fernando Pessoa

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Clef two-factor authentication